¿Qué es Inteligencia Artificial? Conoce lo básico

¿Te gustaría seguir recibiendo artículos como este?

Por: Gabriela Jaimes Galindo

La inteligencia artificial (IA) es una rama de la informática que se centra en la creación de sistemas que pueden realizar tareas que requieren inteligencia humana. Estos sistemas son capaces de aprender, razonar y tomar decisiones por sí mismos, lo que los hace muy útiles en una variedad de aplicaciones.

La IA se basa en el uso de algoritmos y datos para que una máquina pueda realizar tareas que requieren inteligencia. Estos algoritmos se dividen en dos categorías principales: la IA débil y la IA fuerte. La IA débil es capaz de realizar tareas específicas, mientras que la IA fuerte es capaz de realizar cualquier tarea que un ser humano pueda realizar.

Una de las aplicaciones más comunes de la IA es el aprendizaje automático. Esto implica el uso de algoritmos de aprendizaje automático para que una máquina pueda aprender por sí misma a partir de datos que se le proporcionan. Los algoritmos de aprendizaje automático se dividen en dos categorías: el aprendizaje supervisado y el aprendizaje no supervisado.

Ponencia tu equipo de ventas con Inteligencia Artificial usando Keybe KB

El aprendizaje supervisado implica el uso de datos etiquetados para enseñar a una máquina a realizar una tarea específica. Por ejemplo, si se quiere enseñar a una máquina a reconocer rostros, se le proporcionaría un conjunto de imágenes etiquetadas con rostros y no rostros, y la máquina aprendería a reconocer rostros a partir de estos datos.

El aprendizaje no supervisado, por otro lado, implica el uso de datos no etiquetados para que una máquina pueda descubrir patrones y relaciones por sí misma. Por ejemplo, si se le proporciona a una máquina un conjunto de imágenes de rostros y se le pide que descubra patrones, podría llegar a la conclusión de que todos los rostros tienen ojos, narices y bocas.

En conclusión, la inteligencia artificial es una rama de la informática que se centra en la creación de sistemas que pueden realizar tareas que requieren inteligencia humana. Se basa en el uso de algoritmos y datos para que una máquina pueda aprender y razonar por sí misma, y se utiliza en una variedad de aplicaciones, como el aprendizaje automático y el reconocimiento de patrones.

También te puede interesar:

¿Te gustaría seguir recibiendo artículos como este?